Menu

Los lugares más escalofriantes de la CDMX:
La Casa de la Tía Toña (Chapultepec)

12 de Octubre del 2016

Hoy continuamos con nuestro recorrido por sitios de pesadilla en la Ciudad de México. Ya platicamos del Palacio Negro de Lecumberri, pero hoy toca algo que podría ser aún más aterrador que unos cuantos fantasmas de reos paseándose por una ex prisión de alta seguridad: La Casa de la Tía Toña.

Se dice que La “Tía Toña” fue una mujer solitaria y con mucho dinero y bienes, pero no tenía familia con quien compartir toda su fortuna. En medio de su soledad decidió darle cobijo en su casa a niños de la calle, proporcionándoles así techo, ropa y comida.

Lo que en un principio pareció un acto de bondad acabó en tragedia. Al parecer los niños que rescató de la calle no fueron del todo agradecidos y se comportaban con groserías, violencia y poco respeto hacia ella dentro de su casa. El caos fue tal que, cuenta la leyenda, la Tía Toña decidió darles una lección y golpearlos, medida que se le salió de la mano al acabar asesinando a varios infantes.

Sin nada más que hacer, asustada y arrepentida de sus acciones la Tía decidió tirar los cuerpos de los niños a un río cercano. Sus acciones la atormentaban demasiado, le quitaban el sueño, así que se encerró en su habitación de la cual no se le vio salir jamás. Ahogada en su pena se convirtió en un mito, debido a que en aquella casa ubicada en la tercera sección del Bosque de Chapultepec existe, según dicen, su fantasma: la figura de una mujer mayor hostil que aleja a quien se acerque a su enorme mansión y que arroja objetos caseros desde lo alto de sus ventanas a los visitantes.

Actualmente hay quienes aseguran que al acercarse a la casa de la Tía Toña aún se puede sentir un peso sobre los hombros y una mirada fija que cuida sobre uno. También, por las noches, hay quienes han notado el grito de algunos niños en la oscuridad, aquellos que la infame Tía decidió salvar antes de llevarlos a su fin.