Menu

Se detiene el tiempo

Por: Miguel Rivera Dávila

Hay algo diferente en cuanto al Pacífico Mexicano, algo tiene. Parece que las olas corren más lento, que las playas son más bien estanques de agua y que el viento apenas roza el cuerpo con suaves caricias. Entre La Paz, la Isla del Espíritu Santo y Cabo Lobos en Todos Santos, se forma un triángulo de tranquilidad, una atmósfera que si bien transpira sabor y colores violentos, también transporta a una paz inmensa, una sensación como de hogar lejos del hogar.
  • Más